Mantenimiento

Mantenimiento productivo total: ¿Cómo implementarlo?

El mantenimiento productivo total o TPM, es una metodología de mantenimiento (original de Japón) que consiste en la optimización de los procesos industriales, maximizando el rendimiento del equipo para generar mayor productividad.

La implementación del proceso no es sencilla, puesto que su longitud de tiempo varía dependiendo las dimensiones de cada empresa: sin embargo, este se puede resumir en 5 pasos.

La fase inicial de la implantación TPM consiste en una limpieza profunda, en la que todo termine tan organizado como el primer día de labores. Esta fase sirve, además, para que los colaboradores que no estén familiarizados con los equipos los conozcan.

El segundo paso es detectar los agentes contaminantes. Durante este periodo, se encontrarán todas las causas posibles de contaminación o deterioro, que pueden ser tanto ambientales, como del entorno o diseño; una vez identificadas, se debe crear un método de limpieza ágil y óptimo.

La tercera fase consiste en decidir quién se encargará de mantener los sistemas óptimos; si se capacitará a los operarios o se contratará un servicio externo que realice mantenimiento preventivo con regularidad.

El cuarto paso en el proceso se refiere a la autonomía de los procesos. Una vez decidido el encargado responsable de mantener los equipos, es necesario crear un sistema de trabajo, diseñar protocolos de mantenimiento y hacer listas de comprobación.

La última fase de la implementación es la estandarización. Ya aplicados todos los pasos anteriores, se habrá creado una metodología, la cual debe convertirse en un procedimiento estándar regular para asegurar óptimos resultados.

Llevar a cabo estas implementaciones requierá de inversión y esfuerzo, pero los resultados pueden ser extraordinariamente sustentables en el tiempo, aumentando la satisfacción para las personas que componen la empresa en todos sus niveles y logrando alcanzar mayores rangos de productividad.

 

Fuente:

https://blog.kriptonoil.com/fases-para-la-implantacion-del-tpm/